.

.

























Si no salvo mis ideales, no me salvo a mi.







maito:%20msierrahoyos@gmail.com







































.

.

Hoy en LA SER

A causa del cambio del formato usado actualmente por La SER, hemos de facilitar las noticias de manera diferente, ahora lo haremos remitiéndoles a las páginas donde se encuentran las noticias y vds. eligen finalmente su audición, distinto es en la versión anterior donde nos permitía ofrecerles individualmente las mismas.
.
Existen otras opciones, otros programas en donde podrás optar por ellos. Búscalos verás noticias a diario sobre la actualidad.

.

.

martes, septiembre 23, 2014

A TI QUEREMOS AVISARTE





--






Una de las cuestiones más controvertidas de la Ciencia Política en la actualidad, es la siguiente: ¿Existe la democracia más allá del Estado-Nación? Enunciémosla de otra forma: ¿Es el Estado-Nación la única vía para el imperio de la ley y el principio de los derechos humanos? Se me antoja la posterior respuesta: La democracia se creó con el horizonte local, la Ciudad-Estado en la Grecia Clásica se transformó durante la modernidad en el ámbito nacional, en el Estado-Nación, hace tan sólo dos siglos y ahora, en el futuro, debe ser reinventada, pero nunca regenerada, su transformación se hará a un nivel transnacional. La democracia que hoy nos sustenta y sustentamos es una "democracia legal" donde la participación de los ciudadanos, se ciñe a votar en un periodo de tiempo más o menos largo, con lo que legitimamos a una elite. Su misión es generar un Gobierno fuerte, que dome al Parlamento, ya que son los partidos políticos los que, con la configuración de mayorías, van hacer posible el mantenimiento del Gobierno. Las preguntas, las interpelaciones, las comisiones de investigación, la generación de leyes van a funcionar en aras a la reglamentación parlamentaria, creadas en la generalidad de los casos, por quienes van a impedir la caída del Gobierno, pero también esas leyes pueden ayudar a desmantelar un pobre Estado de Bienestar e imponer un desatinado neoliberalismo que se sustenta de esa democracia legal e incluso mayoritaria, pero sin el importante beneplácito de la participación del pueblo, que voto hace más de tres años, por ejemplo. Miremos ahora a los ciudadanos. Obtenemos otro límite importante: los individuos no son activos de manera directa. Su protesta se expresa de manera simbólica y a través de los medios de comunicación o en la calle, donde los medios recogen la información. Otra pregunta decisiva es la siguiente: ¿Quién es el dueño de los símbolos? Esto debería ser tanto más factible cuanto más sencillo es el símbolo escenificado, donde sencillez significa, transmisibilidad: todos nosotros hemos atentado alguna vez contra el medio ambiente, con la diferencia esencial, eso sí, de que la probabilidad de la absolución pública seduce tanto más, todo lo mayor que es la gravedad del acto. En segundo lugar, grito de indignación moral: "los de arriba" pueden, con la bendición del Gobierno y de sus expertos, hundir una isla llena de residuos. Mientras que, "los de abajo", debemos dividir en tres partes cada bolsita de té. Té, papel e hilo, para, la salvación del mundo. En tercer lugar, oportunidad política, vamos a una guerra, para luego dar un discurso en el Parlamento, sin mirar qué nos da lo mismo que mueran soldados nuestros o del oponente. En cuarto lugar, tráfico de indulgencias ecológicas: el bloqueo cobra importancia con la mala conciencia de las sociedades industriales porque, a través de él, se puede repartir una especie de perdón sin costes ulteriores para la Administración. No nos vale en la actualidad esta democracia legal, su transformación, repito, incluso siendo pesado, que no regeneración. Apremia.


Si pensamos únicamente en los perfiles que nos facilita el artículo de opinión anterior, convendremos en que es necesaria una participación ciudadana mayoritaria que impida, al ser posible, que el partido gubernamental, en la actualidad, disponga de nuestro beneficio si se cumplen las expectativas de una mayoría que obtendría el gobierno actual como así parece ser que indican las encuestas.

En verdad que la situación política española actual, invita a quedarse en casa, pero con eso ya cuentan quienes quieren perpetuarse en el poder pese a que nos están sangrando al pueblo más precisado de su asistencia, la cual no es posible con la actual apoyatura económica exclusivamente orientada a satisfacer al capitalista, finalmente a la derecha.

Si pensamos en esta posibilidad, veremos lo importante que se nos hace una participación mayoritaria de los votantes de izquierdas, especialmente de los jóvenes que se les presenta un futuro desgarrador con los recortes y reforma laboral efectuados que les aboca a una muy difícil salida.

No nos importa a que partido votemos si lo imprescindible no es quedarse en casa de brazos cruzados. Eso les daría los votos a quienes no lo merecen, por supuesto. Mirar, a ellos con toda esa gente fiel que tiene que al salir de misa los domingos van a darle su confianza, esos no fallan. Quienes si fallaamaos somos nosotros que nos miramos el ombligo con esta o aquella pequeña diferencia, con este o aquel matíz. Pero si nos damos cuenta de la inoperancia de nos depositar nuestros votos en la urna, veremos que voluntariamente se lo estamos dando a quien diariamente nos ahoga con sus recortes, sus faltas de asistencia social que nos deja desamparados con la sanidad pública, las escuelas, institutos, universidades, sin un trabajo de calidad, solamente se han limitado a darnos unos mini empleos indignantes con sus miseriosas retribuciones que desinflan poco a poco nuestras aportaciones a la Caja de Compensaciones de la que nos están robando su capital y causando serios problemas a las cotizaciones futuras, y no tan futuras podríamos decir, pues según los economistas la están dejando descapitalizada y operativas, solo, para los cuatro próximos años. ¿Y después que, a llorar a las palmeras?

Por eso se hace necesario, imprescindible diríamos, que todos como una piña, como un puño bien cerrado destrulleramos todos los males que actualmente nos rodea.

Piénsatelo bien, ves y vota ese día, te estarás haciendo un favor y además favorecerás a todo aquel que te rodea y que pena lo mismo que tu.

¡NO TE QUEDES EN CASA DE BRAZOS CRUZADOS, PIÉNSALO BIEN, VES Y VOTA!

Al partido que quieras, nos da igual, pero que no sea a quien en estos momentos nos desgobierna, eso nunca jamás.



" Y es que parece ser dormimos mejor no viendo el dolor, el sufrimiento, la desesperanza y el minado y desgastado silencio de quien trabaja duro a diario pero no obtiene recompensa ni vislumbra solución generacional alguna. Pero no pasa nada…"(Manuel Rodríguez.)

...



--